Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

¿Cómo se crea el ranking de GPTW®?

Elisa de Sampedro/Creadora de Contenido/Great Place to Work® México

El 2021 corre a prisa y todos esperan el Ranking de este año. En esta ocasión, la presentación del Ranking de los Mejores Lugares para Trabajar® en México® crece y se une al Summit 2021.

Great Place to Work® es la referencia mundial en culturas de alta confianza. Y en todas partes la publicación de sus listados especializados es esperada año con año para conocer cuáles son Los Mejores Lugares para Trabajar® en cada país y en el mundo.

Pero ¿cómo se elaboran los listados de Great Place to Work®? ¿En qué se fundamenta su prestigio?

 

Metodología estricta y rigurosa

El Ranking nacional en México, el Ranking Multisectorial y otros rankings temporales —como el Ranking de Diversidad e Inclusión y este año el Ranking en Tiempos de Reto (Ranking Covid)—, están basados en una metodología probada por cerca de 40 años y tienen entre sus principales fortalezas la solidez y la confiabilidad. Este año se publican dos listas: el Ranking Covid y el Ranking For All.

Antonio Ono, Vicepresidente de Innovación y Análisis de Great Place to Work® México; y Luis Ríos, Cultural Assessment Associate, explican que los rankings de Great Place to Work® gozan del respeto de propios y extraños porque están elaborados con una metodología estricta y rigurosa que no da espacio a suspicacias ni favoritismos.

 

Proceso para la elaboración del ranking

El primer paso para la formación de una lista es sumar la información de todas las organizaciones certificadas durante el año. Aquí se incluyen los Go Flow, clientes que fueron encuestados desde otro país pero que buscan en México la certificación y la participación en el ranking.

A nivel local, las organizaciones que buscan el certificado como uno de Los Mejores Lugares para Trabajar® deben cumplir con tres requisitos:

  • El primer requisito es que en la encuesta a los colaboradores —la encuesta Trust Index®— se alcance un puntaje mínimo. En 2020 el porcentaje mínimo se estableció en 65% debido a las difíciles condiciones que la pandemia impuso a las organizaciones. Pero en 2021 estamos regresando al umbral normal que es de 70%.
  • El segundo requisito es haber llenado y completado el Culture Brief® (datos cuantitativos y demográficos), que constituye la primera parte del Culture Audit®, el estudio cualitativo de las prácticas culturales de la organización. En el Culture Brief® se solicita información descriptiva del perfil estadístico de la organización (esto es, el head count: cuántos hombres y cuántas mujeres integran la organización y cuántos directivos en los diferentes niveles de liderazgo, a qué industria o sector pertenece, etc.). Constituye una radiografía breve de quién es la organización.
  • El tercer requisito que se aplica en México —aunque no en otros países— es una auditoría aleatoria automatizada sobre la aplicación de la encuesta Trust Index®. “El objetivo es que cuando los colaboradores reciban el link para contestar la encuesta puedan hacerlo con absoluta libertad, sin ningún tipo de presiones y sesgos, de forma totalmente voluntaria”, explica Ono.

Con estos tres requisitos la organización se certifica automáticamente: recibe el sello que puede ostentar en su comunicación institucional que la valida como certificada y firma la documentación en la que se compromete a respetar las políticas de uso del sello que la acredita. Este certificado tiene una vigencia de un año y permite a la organización competir en todos los rankings a lo largo de 12 meses.

A continuación, para participar en el ranking se le pide a la organización que complete el resto del Culture Audit®, que es cualitativo y en el que deben responderse preguntas abiertas relativas a qué se está haciendo para crear y sustentar una cultura de confianza. En este punto cada cliente elige y documenta sus mejores iniciativas, prácticas, procesos o políticas, y agrega material adicional que funciona como material visual que ilustra lo descrito a manera de texto, pues la descripción es el principal insumo evaluado. La siguiente gráfica, elaborada en GPTW® Inc., ilustra este proceso.

En la plataforma online de Great Place to Work®, la organización adjunta la evidencia de lo que está realizando: videos, presentaciones, fotos, testimonios… Todo se sube a un sistema donde evaluadores del equipo de Culture Audit® examinan la información y le asignan un puntaje. Se trata de una ponderación cuantitativa para una serie de características cualitativas. Esta información se califica y luego es calibrada.

Culture Audit®, la voz de la organización

El estudio Culture Audit® es una de las grandes fortalezas del proceso de elaboración de rankings de Great Place to Work®. Un equipo de profesionales se encarga de clasificar, discriminar, ordenar y puntuar, cientos y cientos de prácticas culturales de numerosas organizaciones. Cada semana, el equipo se reúne para unificar criterios y verificar la aplicación objetiva de éstos.

Aquí se valora la calificación que obtiene cada organización en el desarrollo de competencias culturales como Reclutando, Bienvenida, Inspirando, Hablando, Escuchando, así como prácticas de innovación, apelación y agradecimiento.

Por ejemplo, tomemos la competencia Reclutando. Si una organización no documenta información alguna, su puntuación será de cero. Si tiene algunos procedimientos muy tradicionales, los que cualquier empresa pone en práctica, obtendrá un puntaje promedio. Pero si documenta iniciativas o prácticas más robustas, su evaluación será superior. Y si ya observa las mejores prácticas de reclutamiento de clase mundial, entonces alcanzará la mayor puntuación.

 

La auditoría de Grant Thornton

Luis Ríos explica que en la base de datos se establece cuál es el país originario, si pertenece a un grupo multinacional, la región, el sector… Se establece también un margen de error en la aplicación de la encuesta (“y quienes lo superan quedan descalificados”). Se miden los resultados de acuerdo con las dimensiones del Modelo®: Credibilidad, Respeto, Imparcialidad, Orgullo y Compañerismo.

La información procesada se envía a GPTW Inc. en Estados Unidos, para ser considerada en la elaboración del ranking Latinoamérica y el ranking Mundial, y también es sometida a la auditoría de Grant Thornton —una de las más importantes empresas de auditoría de procesos—, quienes tienen acceso a toda la data: propuestas, contratos, evidencias de que la encuesta se haya contestado de forma voluntaria y libre, el head count, los resultados del Culture Audit® y el Trust Index® —que el ranking se haya elaborado de acuerdo con las políticas establecidas—. Los expertos auditores toman una muestra y analizan a fondo el proceso para validar que la información sea objetiva, verificable y sin sesgos.

 

El papel de los media partner

Great Place to Work® México garantiza a todas las empresas que forman parte del ranking que la información final de la lista gozará de amplia difusión. Para ello ha establecido alianzas de comunicación con importantes medios nacionales, como Grupo Reforma, la revista Líderes Mexicanos y Grupo Fórmula. Con su consolidado prestigio y penetración de mercado, estos media partners garantizan la difusión de las listas y acompañan su publicación con entrevistas y artículos especializados. Sin embargo, “es conveniente aclarar que el media partner sólo publica el ranking, y no tiene injerencia alguna en el procesamiento de la información y la posición de las organizaciones en el listado”, ataja Antonio Ono. La información es confidencial y ninguna de las organizaciones tiene conocimiento de las posiciones en el ranking antes de su publicación. En el ranking de Great Place to Work® el que ganó, ¡ganó!

Te invitamos a acercarte a Great Place to Work® para conocer más. La certificación permite a tu organización desarrollar su cultura y, cuando la cultura crece, el negocio también crece.

 

¿Te gustó? ¡Califícalo!

Contáctanos

Entérate de todas nuestras novedades

Síguenos en nuestro LinkedIn

X