Cáncer de mama, el colaborador indeseado
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin

Cáncer de mama, ¿te apoyan en tu trabajo?

Angel Hernández Murillo / Creador de contenidos / Great Place to Work® México

Octubre es el mes que la OMS declaró como el de sensibilización ante el cáncer de mama. Este padecimiento que sobre todo se presenta en mujeres, sigue siendo invisible para muchos lugares de trabajo, incluso donde ellas tienen una importante participación.

La realidad es dura: pocas son las organizaciones que apoyan a su personal femenino con actividades de prevención de cáncer de mama o asistencia emocional.

Declarado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en todo el mundo, octubre es el mes para la sensibilización sobre el cáncer de mama, dado que sigue siendo una de las principales causas de muerte entre la población femenina de todo el mundo.

El objetivo principal de esta iniciativa es difundir conocimiento sobre el cáncer de mama y promover la participar en actividades de prevención e incentivar a las mujeres a la autoexploración y en su caso, motivarlas a que acudan al médicos ante cualquier duda o presencia de algún síntoma de cáncer de mama.

Cáncer de mama, su geografía nacional

De acuerdo con el documento Estadísticas a propósito del Día Mundial de La Lucha contra el Cáncer de Mama (en México es el día 19) del Inegi, publicado en octubre de 2020, en el año 2019, por cada 100 mil mujeres de 20 años o más, se reportaron 35.24 casos nuevos de cáncer de mama.

Por entidad federativa, los nuevos casos de cáncer de mama en mujeres de 20 años o más para 2019, mostró que Morelos (151.94 por cada 100 mil mujeres de 20 años o más), Colima (139.62) y Aguascalientes (66.64) son las entidades con las tasas más elevadas. A nivel nacional, la tasa de mortalidad por cáncer de mama es de 17.19 defunciones por cada 100 mil mujeres de 20 años o más.

Las entidades con las menores tasas (de 9.29 a 13.64) son Quintana Roo, Chiapas, Oaxaca, Yucatán, Campeche, Colima, Guerrero, Morelos, Hidalgo, Tabasco. En la siguiente clasificación (13.65 a 18) se encuentra Tlaxcala, Puebla, México, San Luis Potosí, Veracruz, Michoacán, Guanajuato, Durango y Zacatecas. Le siguen (estrato 18.01 a 22.35) Querétaro, Coahuila, Sinaloa, Sonora, Jalisco, Nuevo León, Aguascalientes, Tamaulipas y Nayarit. Las mayores tasas (22.36 a 26.71) se encuentran en Chihuahua, Ciudad de México, Baja California y Baja California Sur.

Entre las mujeres que fallecen por cáncer de mama, 1% son jóvenes de 15 a 29 años, 13% tienen entre 30 a 44 años y más de la tercera parte (38%), está entre los 45 a 59 años; la mayoría muere después de los 59 años (48 por ciento). Esto es, se trata de mujeres jóvenes, incluso las mayores, aún en edad productiva y ubicadas en estados con gran actividad laboral.

Desvinculando al cáncer de mama

Sin embargo, aún son pocas las organizaciones que se muestran sensibles a este problema de salud. Y es que en México, de acuerdo con la Asociación Mexicana de Lucha contra el Cáncer, el 60% de los casos de cáncer de mama se diagnostican cuando ya están avanzados. Esto revela que la prevención sigue siendo el factor que pocos consideran.

De ahí la importancia que dentro de las organizaciones se realicen actividades de prevención periódicas y se diseñen programas que ofrezcan apoyo emocional a las colaboradoras que estén pasando por esta situación porque muchas, por miedo a un despido, prefieren guardar silencio.

Los Mejores Lugares para Trabajar® en México, poco a poco se han estado sensibilizando a este pendiente por lo cual, sus áreas de recursos humanos se dan a la tarea de en los meses de octubre, implementar prácticas que aunque no a la velocidad deseada, otras ya empiezan a replicar porque saben que con acciones como estas, alcanzan importante nivel de Responsabilidad Social Corporativa, entre otras:

  • Seguros de gastos médicos. Para todas las colaboradoras, de todas las áreas, incluidas las de nuevo ingreso
  • Estudios como mastografías. Y otros por cuenta de la organización a través de convenios
  • Módulos de atención. En las mismas instalaciones, por un día, dos o una semana, también por cuenta de las organizaciones
  • Atención psicológica. Para las colaboradoras que ya lo estén padeciendo
  • Disponibilidad de tiempo. Para acudir a citas médicas sin sanción en el trabajo
  • Apoyo a creación de grupos. De atención internos, profesionales o de intercambio de experiencias
  • Apoyo a esquemas de trabajo flexible. Como el home office u horarios escalonados
  • Hacer consciente a la colaborada. De que padecer de cáncer de mama no es un motivo para ser desvinculada de su empleo
  • Fomento a la alta confianza. Entre jefe y colaborada para que el respeto a la persona, repercuta en que la productividad se mantenga

Una colaborada que en la enfermedad recibe todo el apoyo de sus jefes y organización, se convierte en una colaboradora leal y dispuesta a dar lo mejor de sí misma, como sucede en Los Mejores Lugares para Trabajar®.

¿Te gustó? ¡Califícalo!

X