Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin

Mariana Vasco / Directora de Nuevos Negocios / Great Place to Work® México

En situaciones de crisis y fuertes retos se presenta la gran oportunidad de que la cultura y la filosofía organizacionales tomen vida. Una cultura con alto nivel de confianza permite que los líderes exploten su capacidad de cuidar y llevar al equipo a puerto seguro a pesar de trabajar a la distancia.

El trabajo a distancia representa grandes retos, pero también enormes oportunidades de desarrollar habilidades que en ambientes de confort no son necesarias o que tal vez ni siquiera percibimos la inquietud de manifestar.

Hoy día muchas de las organizaciones saben, han vivido y conviven con prácticas culturales como el home office, trabajo a distancia y remoto, las cuales los colaboradores reportan con un alto grado de satisfacción al sentirse cuidados.

Malgastar el tiempo, evitar el tránsito y el desgaste físico en los traslados a la oficina son sin duda un punto a favor para buscar calidad de vida para quien lo pueda disfrutar y, acompañado de un buen nivel de organización, puede funcionar favorablemente para todos.

Ahora bien, ante una crisis como la que estamos viviendo en la que para muchas organizaciones y colaboradores el trabajo a distancia no es opcional sino obligatorio; una crisis en la que la incertidumbre, la desinformación e información innecesaria ronda los entornos fuera de la oficina, se requiere de un trabajo adicional por parte de los líderes para fortalecer los lazos de confianza en el equipo de trabajo.

 

Mantener el ánimo

Los líderes se convierten en ese puente que transmite y mantiene elementos básicos como la comunicación, responsabilidad, compromiso, sentido de pertenencia y congruencia, entre otros, que permiten a cada colaborador sentirse tranquilo, cuidado, seguro y pieza clave de un todo.

Si hubiera que elegir un momento para que los líderes ofrezcan a sus colaboradores más tiempo para la escucha, la empatía, la honestidad, la congruencia, la comunicación eficiente en ambos sentidos; a ver a los ojos a través de diferentes herramientas tecnológicas que están a nuestro alcance y dejar de lado todo lo demás por un espacio de tiempo, ese momento debería ser hoy.

Hoy más que nunca el equipo necesita saberse cuidado y atendido, necesita claridad en los mensajes, necesita percibir un interés legítimo mediante constantes acercamientos; necesita contar con más información para un mejor entendimiento de la realidad y más conciencia de lo que representa su rol en la organización.

Estas son algunas recomendaciones para generar saldo a favor en la relación de confianza y que promueven el sentimiento de trabajar en equipo y como familia.

 

Date el tiempo para conocerlos y que te conozcan

Pregunta por su situación actual en casa, hazles saber que cuentan con los elementos y herramientas necesarios para estar en comunicación y cumplir con sus funciones. Cada persona cuenta con realidades distintas, no todos la vivimos de la misma forma; disfruta y aprovecha este espacio y oportunidad para crear o reforzar el vínculo con ellos.

 

Comunicación constante, generosa y significativa en ambos sentidos

Escucha con la intención de comprender a profundidad y con interés legítimo. ¿Cómo están? ¿Qué preocupaciones tienen? ¿Cómo se sienten?, etc. Sin interrumpir, sin adelantarte, sin juzgar; simplemente escucha y después dirígete a ellos con empatía. Informa constantemente de las noticias relevantes, la situación actual, los nuevos acuerdos o reglas, todo aquello que tenga impacto en su trabajo y corresponda a decisiones importantes de la organización. Probablemente la única forma de que ellos lo sepan es a través de ti.

 

Genera un plan de acción en conjunto

Asegúrate de que participen y tomen como suyo el plan de acción, que lo sientan propio. Mantén un seguimiento constante que permita ver los avances. Reconoce los logros, pero también las intenciones y los esfuerzos. Revisa los alcances y asegúrate de hacer los ajustes necesarios para que se logren los objetivos establecidos.

 

Fomenta su desarrollo personal y profesional

Ya que conoces sus intereses y áreas de oportunidad, date a la tarea de poner a su disposición herramientas que favorezcan su crecimiento y desarrollo. Recuerda que no todo tiene que ver con presupuesto, hay mucho que puedes ofrecerles desde tu experiencia profesional, artículos, libros, cursos, etcétera, en temas que correspondan a sus intereses, necesidades o áreas de oportunidad.

 

Reuniones informales

Genera oportunidades y espacios para disfrutar y divertirse en equipo. Procura buscar espacios que no impacten en su situación familiar y personal para compartir alguna actividad en común que promueva la interacción fuera del ambiente laboral.

Poder liderar un equipo es una fortuna y una gran responsabilidad, conseguir conectar con cada uno de ellos sin duda es un regalo.

Responde y atiende con alto nivel de importancia sus necesidades y situaciones personales y en caso de identificar alguna oportunidad de apoyo personal u organizacional, llévalo a la mesa y regresa con alguna respuesta.

Un buen líder se agradece cada día, se recuerda de por vida y será evaluado por la calidad y cantidad de nuevos líderes que logre formar en el camino.

¿Te gustó? ¡Califícalo!

X