Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Angel Hernández Murillo / Creador de contenidos / Great Place to Work® México

Acudir a la plaza comercial con la idea de ir tienda tras tienda para encontrar el mejor precio de algo y hacer una compra justa o sólo por el gusto de pasear, parecen ser prácticas que se están quedando en el pasado. Los analistas lo han dicho ya, la crisis actual orilló a la sociedad a dar un salto de por lo menos tres años adelante.

Independientemente de que el sector del comercio minorista (retail), ha sido uno de los que por obvias razones ha operado con relativa normalidad, los hábitos de consumo —al modificarse a causa del Covid-19— lo han conducido a replantear y con ello a innovar en sus estrategias de mercadotecnia, comercialización e incluso de cuidado hacia sus colaboradores, haciéndolo ejemplar para los demás.

De acuerdo con el benchmark de los Mejores Lugares para Trabajar® 2020 de Great Place to Work® México, en el sector retail el Trust Index® —o índice de la confianza que los colaboradores perciben hacia sus líderes y la organización— es de 87%. Esto nos habla de la cultura laboral que las organizaciones certificadas como GPTW® han cultivado en los últimos años pero, sobre todo, en los meses recientes.

Retrospectiva en corto

Antes algunas organizaciones operaban con prácticas como horarios inflexibles, una línea de mando rigurosamente vertical e incluso maltrato de los líderes a sus colaboradores, escasa o nula confianza y, con ello, poco reconocimiento a su trabajo.

El proceso que iniciaron para transformar sus culturas laborales y hacer de sus negocios mejores lugares para trabajar para todos fue de importantes hallazgos, cada uno de acuerdo a su caso particular.

Lo común a todas ellas fue que la confianza y la comunicación, acompañadas de un liderazgo efectivo, harían la diferencia. Sí, para crear mejores climas laborales que llevaran a tener y retener el mejor talento, a que éste sintiera orgullo de su trabajo y así los colaboradores incrementaran su nivel de involucramiento y por consecuencia los resultados financieros de la organización. Es decir, vieron la importancia de mantener en el centro de todo a la persona.

¿Qué hicieron para transformarse?

Una vez que las organizaciones de retail decidieron cambiar su estado, tras una medición interna de los factores que estaban incidiendo en sus resultados, implementaron una serie de prácticas que alejara a los colaboradores de participar sólo de forma operacional. Se buscó generar un mejor compañerismo, brindar mayor credibilidad, capacitarlos y darles significado a sus tareas para, así, invitarlos a la innovación.

Las acciones que realizaron fueron en realidad muy alineadas al Modelo® de Confianza que permite maximizar el potencial humano y a la vez conseguir los resultados que el negocio espera.

Algunas de las más destacadas de acuerdo al benchmark de GPTW® 2020 del sector retail, son:

  • Hacer sentir bienvenidos a los nuevos miembros de la organización
  • Ofrecer capacitación u otro tipo de desarrollo para apoyar el crecimiento profesional de su gente
  • Comunicar a cada colaborador la forma en que su participación hace una diferencia en la organización
  • Permitir que el colaborador se pueda ausentar en horario de trabajo para atender asuntos personales
  • Crear beneficios especiales y únicos para los colaboradores en la organización
  • Demostrar que cuentan con la ayuda de las personas de su equipo
  • Elevar el sentimiento de orgullo por la forma en que la organización contribuye con la gente a través de programas de responsabilidad social
  • Celebrar los eventos sociales o momentos importantes de las personas para dar sentido de unidad y pertenencia a la organización
  • Tratar bien y de manera respetuosa a todos, independientemente de su posición en la organización

Por su parte, los líderes también transformaron su gestión:

  • Asumieron el compromiso de dirigir el negocio de manera honesta y ética
  • Definieron y comunicaron una visión clara de hacia dónde debía ir el negocio
  • Empezaron a mantener informados a todos los colaboradores de asuntos y cambios importantes

 

El valor de la proyección

Es muy probable que todas estas acciones también hagan eco en el índice de confianza del consumidor que emite el INEGI. De acuerdo con su boletín de agosto pasado, y en términos descentralizados, en el octavo mes de 2020 el “componente correspondiente a la opinión sobre la situación económica de los integrantes del hogar en el momento actual frente a la que tenían hace doce meses creció 1.8 puntos en su comparación mensual”.

A su vez, en el rubro relativo a la opinión sobre las posibilidades en el momento actual por parte de los integrantes del hogar, comparadas con las de hace un año, para efectuar compras de bienes durables, tales como muebles, televisor, lavadora y otros aparatos electrodomésticos mostró, aunque poco significativa, sí un alza de 0.5 puntos. https://www.inegi.org.mx/contenidos/saladeprensa/boletines/2020/concon/concon2020_09.pdf

Se debe considerar que los resultados positivos en el sector retail se localizan sobre todo en la región Centro, con 60% de representación. Y que en éste laboran 57% de colaboradores de la generación Millenial, 35% de la generación X,  7% de los Baby Boomers y 1% de la generación Z.

Percepción de los colaboradores

De acuerdo con el benchmark 2020 de GPTW® México, los colaboradores del sector retail de las organizaciones certificadas registran un nivel de compromiso de 87% y en mismo porcentaje está su nivel de orgullo. Sin embargo, el Respeto sigue siendo una dimensión que representa un área de desarrollo al alcanzar 80% de satisfacción por parte de las personas que ahí trabajan. Lo mismo ocurre con los favoritismos, que evaluaron con 66% puntos porcentuales de confianza.

En contraste, 100% de las organizaciones del sector afirman tener planes de desarrollo y carrera para sus colaboradores así como esquemas de trabajo flexible, e incluyen la innovación como parte de sus objetivos.

En resumen, en retail, el 88% de su gente percibe que, tomando todo en consideración, su organización es un excelente lugar donde trabajar y el 89% considera que su trabajo tiene un significado especial (para ellos este no es “sólo un trabajo)”. Sin duda, indicadores que pueden inspirar a que más organizaciones, de todos los giros y tamaños se sumen a la transformación de sus culturas laborales y sigan adelante como grandes lugares para trabajar.

¿Te gustó? ¡Califícalo!

Contáctanos

Entérate de todas nuestras novedades

Síguenos en nuestro LinkedIn