Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Angel Hernández Murillo / Creador de contenidos / Great Place to Work® México

Hay organizaciones que registran resultados financieros positivos durante un tiempo indeterminado. Tarde o temprano, sin embargo, suelen sufrir caídas inesperadas. Una de las razones radica en la falta o debilitamiento de la confianza o el deterioro de su cultura organizacional. Incluso la falta de una certificación que la impulse a mantener firme el compromiso para transformarse en un Excelente Lugar para Trabajar.

Heriberto Cruz, Logistics Director de Great Place to Work® México, reflexiona al respecto. Comparte que este tipo de organizaciones pueden tener un buen portafolio de productos o servicios. En contraste, llegan a registrar bajos niveles de confianza entre sus colaboradores y hacia sus líderes. Esto, en un momento dado, desestabiliza los resultados generales.

Estudios realizados por GPTW® han demostrado desde hace más de 30 años que la confianza ayuda a mantener el resultado y el clima laboral en la organización. Y además, contribuye a afianzar la lealtad de los clientes. Empezando, precisamente, por los principales: sus colaboradores. De ahí la importancia inicial para certificarse como un Great Place to Work®.

Certificación: una mejor cultura laboral

Ser un Great Place to Wok® permite a la organización mostrar de manera interna y externa que se trata de un gran lugar para trabajar. Un lugar donde todas las funciones y operaciones que se necesitan se realizan de manera colaborativa. El capital humano es el de mayor valía para una organización, así que tener colaboradores comprometidos representa tener colaboradores responsables. Buscar una certificación para ello es el primer gran paso.

Heriberto Cruz asegura que el mejor promotor de una organización es la persona que trabaja en ésta y se siente totalmente responsable del producto o servicio que vende. Y llega a sentirse así porque hay un alto grado de confianza entre equipos y en las actividades que realizan. En un excelente lugar de trabajo se le permite al colaborador equilibrar su vida profesional y su vida familiar. La trascendencia de la certificación para el negocio es entonces clara.

Certificación al alcance de todos

Las organizaciones que aún desconozcan cómo transformar sus culturas laborales pueden acercarse a Great Place to Work®. Aquí recibirán asesoría para que pronto vean mejores resultados en su operación. El primer paso para certificarse es inscribirse y en seguida proporcionar los datos que se solicitan.

Después cubrir el Culture Audit. Esta herramienta reflejará la información sobre la organización, su cultura, su personalidad. Asimismo, incluirá las prácticas que en ella se realizan en el día a día.

Enseguida, lanzar un cuestionario a los colaboradores llamado Trust Index®. En el mismo, ellos evalúan, de manera transparente, segura y confidencial, a los líderes y las prácticas de la organización. En todo este proceso hay un jefe de proyecto para aclarar cualquier duda.

El tiempo que se estima para cubrir estos requisitos es de 21 días. Pero las organizaciones que ya han participado y tienen prácticas laborales adecuadas lo han conseguido hasta en tres días. Es otro de los beneficios que trae la certificación: ser una organización ágil para responder con oportunidad a diversos retos.

Certificación para la nueva normalidad

En tiempos de confinamiento obtener una certificación como un GPTW® es igual o incluso más importante que antes del covid-19. Representa una oportunidad dado que, en muchos casos, el liderazgo ya se ejerce de una manera diferente a la distancia. Por ello, contar con las mejores prácticas para reconectar a la gente resulta de gran valor. Es algo que justifica el transformarse, por medio de la certificación, en un Gran Lugar para Trabajar.

El liderazgo está tocando puntos muy importantes en las relaciones laborales, y las buenas prácticas no caducan, se transforman. Si se quiere mantener a la gente activa y responsable, hoy se tiene que ir más allá. Más allá de solamente pensar en quedarse en una oficina. Hoy se tiene que ir a la casa de los colaboradores y tener el debido tacto. Para que les permitan a sus jefes la entrada y el tiempo, quizá extra, sin que se sientan invadidos.

Certificación, la oportunidad

Great Place to Work® México tiene el compromiso de entregar resultados del análisis practicado a la organización en un promedio de 72 horas después de concluido. Es así como ésta recibe cruces de información en los que puede detectar focos rojos y, en consecuencia, adoptar las medidas pertinentes. La inversión de la certificación se justifica prácticamente a las semanas de haber cubierto sus encuestas.

“El retorno de la rentabilidad no solamente es en las organizaciones, también en la gente. Me ha tocado ver organizaciones que enseguida, sin necesidad de certificar, solamente haciendo su medición, transforman sus recursos humanos. Por ejemplo, conocí a alguien que estaba como ayudante de área y tras hacerse visible su información, en dos años ya estaba como director de la misma”.

Para Heriberto Cruz, la calidad de la información que brinda GPTW® además de exponer los problemas que pudieran existir en una organización, ofrece posibles soluciones porque es más que sólo encuestas. Una vez que se conoce “qué le duele” a una organización, se ofrece una consultoría para recetar la medicina adecuada.

La fecha para certificarse como un Great Place to Work® y participar en el ranking nacional 2021 vence la primera semana de diciembre. Así que todavía estás a tiempo para tomar vuelo y hacer de tu negocio un Mejor Lugar para Trabajar para Todos®. No hay más horas para pensarlo, hazlo y transforma, desde ya, la historia de tu organización y de tu gente.

¿Te gustó? ¡Califícalo!

Contáctanos

Entérate de todas nuestras novedades

Síguenos en nuestro LinkedIn