Cada pieza del ajedrez organizacional es clave para ganar

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Antonio Ono / Vicepresidente de Innovation and Analytics / Great Place to Work® México

Ajedrez es un juego que se basa en ciertos principios para comprenderlo y jugarlo, no obstante, conocer las reglas no garantiza ganarlo, se requiere de visión y estrategia para concretarlo.

Diría que el principio básico es, conocer las piezas del ajedrez y las posiciones iniciales donde se colocan en el tablero; algo similar a lo que ocurre en un modelo organizacional.

El modelo “FOR ALL” de Great Place to Work® se juega en el tablero de la Confianza,   en el cual se busca que los negocios sean más exitosos, si definen y practican Valores Corporativos que moldean culturas competitivas, si desarrollan Liderazgos Efectivos For ALL, y si Maximizan el Potencial del Capital Humano. El movimiento de estas piezas genera, como consecuencia, una mayor Innovación By All, así como mayores beneficios y Mayor Crecimiento Financiero.

Dentro del modelo, la pieza que tiene un nivel de importancia central y mayor es Maximizar el Potencial Humano, podríamos decir que figuraría como “El Rey” en el juego de ajedrez.  Maximizar el Potencial Humano significa desarrollar cada “onza” del potencial humano para lograr mejores resultados de negocio, con beneficios para la gente y la sociedad.

 

La insatisfacción de los colaboradores con su jefe o la organización, el carente compromiso con la misión y los valores, el esfuerzo nulo para contribuir a las metas del negocio, un ambiente laboral de poca confianza y mínimos niveles de satisfacción en el trabajo, pueden potencialmente generar altos costos y riesgos para la organización, al grado de correr el riesgo de sufrir saboteo de los productos, servicios y activos de la empresa, o incluso ahuyentar a los clientes.

Michael Bush, CEO de Great Place to Work®, comparte que en las organizaciones debe haber una alta consistencia en el nivel de confianza a lo largo y ancho de la organización. Cada ser humano puede dar su mayor aportación a la organización siendo como él (ella) es. Excluir y discriminar a las personas es desperdiciar y limitar este potencial.

Cuando se logre maximizar este potencial, la organización se convertirá en un Great Place to Work For ALL®.

“In the emerging economy, leaders have to create an outstanding culture for everyone, no matter who they are or what they do for the organization. They have to build Great Places to Work For All.” —Michael Bush, CEO de GPTW

Al reducir al máximo las brechas de nivel de confianza entre todos los colaboradores, cuando los líderes realmente se preocupan por todos ellos, sin ninguna diferenciació;, los colaboradores percibirán esto y sentirán un ambiente de igualdad y equidad en las oportunidades, libre de favoritismos.

Cada colaborador puede aportar algo único y especial a la organización, como una valiosa pieza en el tablero de ajedrez organizacional.

Las distintas piezas en un juego de ajedrez poseen movimientos específicos que los hacen especiales y estratégicos para ganar una partida. El jugador debe pensar en cómo posicionar cada pieza en la casilla correcta, en el momento correcto, y frente a las piezas del contrincante.

Las estrategias en un juego de ajedrez suelen ser muy interesantes y complejas, en ocasiones se sacrifican piezas valiosas para hacer pensar al contrincante que ha ganado una pieza valiosa, aunque en la realidad cae en una “trampa” y así el jugador gana con un jaque mate sorpresivo.

A diferencia del ajedrez, en las organizaciones, los directores no sacrifican colaboradores valiosos, pero sí los desarrollan maximizando su potencial, para que, con ello, ganen experiencia y tengan una visión más amplia del negocio.

Al final, estos colaboradores valiosos permiten aprovechar su máximo potencial, al aportar ideas y liderazgo que aseguran un mayor éxito para la empresa. Estos colaboradores se vuelven piezas como una reina, un alfil o torre, o un caballo dentro del ajedrez organizacional.

Si todos los líderes de una empresa, desde directores, gerentes, hasta jefes de departamento y supervisores aplicaran esta estrategia organizacional, no sólo con sus colaboradores más valiosos y cercanos, sino con todos los colaboradores; la organización avanzaría mucho más rápido en el logro de sus objetivos de negocio.

En el ajedrez, esto equivale a mover todos los peones hasta hacerlos coronar y convertirse en las piezas más importantes que ellos deseen ser.

 

 

 

Fuente: “A Great Place to Work For All”, Michael Bush.

 

 

 

 

 

Contenidos Relacionados

Entérate de todas nuestras novedades

Síguenos en nuestro LinkedIn