Nuestra gran crisis de concentración en el trabajo

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Elisa de Sampedro / Creador de Contenido / Great Place to Work® México

Todos lo hemos sentido.
Ya todos nos dimos cuenta.
Algo está pasando.
Miramos y miramos y no lo recordamos.
Buscamos y buscamos y... “¿Qué estaba buscando?”

Para nadie es un secreto ya que estamos viviendo no sólo en la sociedad líquida, sino que parece que la atención se nos escurre irremediablemente entre las manos.

El vertiginoso ritmo que viven a su interior las organizaciones puede representar para nosotros un momento de estrés positivo que nos lleve a un éxtasis de productividad. Pero también ocurre con frecuencia que como colaboradores nos vamos sintiendo cada vez más ahogados por la multitud de tareas y nos resulta imposible avanzar. A veces esta dificultad inicia con algo tan sencillo como concentrarse en una tarea en particular.

Por todos lados han saltado las alarmas: entre teléfonos inteligentes y toda suerte de artilugios que nos mantienen conectados, estamos viendo afectada nuestra capacidad de concentrarnos al momento de trabajar.

Para el sociólogo francés David LeBreton el problema va más lejos: estamos perdiendo nuestra capacidad de atención, y esto es hasta tal punto importante que recuperarla implica una especie de acto de resistencia.

Multiconectividad y desempeño en el lugar de trabajo

Los dispositivos de conectividad están permanentemente sobre nosotros, organizando nuestra vida, emitiendo fuertes estímulos sensoriales que demandan nuestra atención: alarmas sonoras, alarmas luminosas, alarmas vibratorias…

La exigencia de desempeño en el lugar de trabajo a la cual estamos sometidos nos dice que no podemos darnos el lujo de perder un correo electrónico, pasar por alto la asignación remota de una nueva tarea, olvidarnos del recordatorio personal, descuidar las redes sociales —personales o corporativas—, porque descuidarse un par de minutos significa perder el tren y que éste ha partido de la estación —donde, para nuestra mayor angustia, ya viajan a bordo no sólo nuestros líderes, sino también todos los compañeros del área.

La atención entonces difícilmente logra concentrarse lo suficiente en una tarea, de manera que corremos el riesgo de ser incapaces de profundizar en su resolución, hacerlo con calidad y lograr un objetivo.

La filósofa y escritora Simone Weill advirtió desde mediados del siglo pasado que la capacidad de atender debía ser la principal misión de la escuela y no la mera acumulación de conocimientos.

Siguiendo las enseñanzas de esta pensadora, hoy podemos decir que una posible solución a nuestra crisis de concentración consiste en vaciarnos, aunque sólo sea momentáneamente, de la inmensa cantidad de información que nos rodea.

¿Qué podemos hacer para recuperar la capacidad de concentración?

Algunos consejos son los siguientes:

  • Recuperar la paciencia, en contra de la inmediatez
  • Recuperar la capacidad de procesar diferentes puntos de vista, en contra de nuestra prisa por encontrar la verdad de todo
  • Recuperar nuestra capacidad de dudar, en contra de nuestra ansia de googlear de inmediato para no parecer unos ignorantes
  • Darnos la oportunidad de dejar por unas horas el smartphone a un lado.

Procurar estados de silencio, cultivar momentos de soledad —alejados de los dispositivos electrónicos—, aprender a priorizar y dedicar espacios para administrar nuestro tiempo son acciones que como colaboradores y líderes requerimos poner en práctica inmediatamente.

David LeBreton nos recomienda técnicas ancestrales para recuperar nuestra capacidad de atención. Por ejemplo, nos recomienda desarrollar la capacidad del silencio.

Como una forma de resistencia ante el alud de estímulos sensoriales que configuran un agobiante escenario de ruido en la vida contemporánea, propone guardar silencio y cultivar momentos de soledad interior para recuperar “nuestro centro”.

Y recuperar nuestro centro nos permitirá discernir nuevamente qué es lo importante y qué es lo accesorio, es decir, en qué vale la pena invertir tiempo y en qué no. De este modo seremos capaces de concentrar nuestras mejores energías en lo que más vale la pena, en lo que realmente queremos.

Asimismo, recuperaremos la energía necesaria para atender otras múltiples tareas sin morir de agobio.

Recuperar la atención y concentración no sólo será bueno para desempeñar mejor nuestro trabajo, representará también una enorme oportunidad para rescatar un equilibrio en nuestra vida.

¿Te gustó? ¡Califícalo!

Contáctanos

Contenidos Relacionados

Lo nuevo, Liderazgo Efectivo
Artículos

El Liderazgo Efectivo es un conjunto de habilidades que los líderes de un gran lugar para trabajar poseen y que está al alcance de todos.

Leer más »
La confianza, base de satisfacciones y resultados
Artículos

La cultura de alta confianza es el fundamento del Modelo For All® de Great Place to Work®; descubre por qué y de qué manera tu organización puede construirla y obtener mejores resultados en su operación.

Leer más »

Entérate de todas nuestras novedades

Síguenos en nuestro LinkedIn