Transformando el trabajo remoto en una oportunidad. (O cómo convertir el tiempo de reto en una ventaja competitiva.)

Mariana Gómez Tagle Silva / Gerente de Auditoría Cultural / Great Place to Work® México

El éxito siempre será para quienes logren adaptarse mejor y con mayor rapidez.

Para quienes suelen citar de manera frecuente la frase “lo único constante es el cambio” y lo llevan como bandera, sin duda el 2020 es un año que les da la razón de varias formas.

Hasta 2019, eran muchas las organizaciones que solían preguntarnos por indicadores y datos duros acera del home office. Solicitaban casos de éxito e incluso alguna vinculación con organizaciones que hubiesen implementado exitosamente el trabajo remoto. Nadie sospechaba que, meses después, se convertiría en una necesidad para aquellos cuyos roles y giros lo permiten.

Con la pandemia llegó el lavado de manos, la sana distancia y el “Quédate en casa” (para quienes fue posible). Y también el inminente —y en algunos casos apresurado— ejercicio de trabajo remoto o home office.

Así, las organizaciones se vieron obligadas a repensar y reorganizar recursos humanos y materiales.

Para algunos sectores, ya desde antes era una realidad e incluso constituyó una catapulta importante para sus productos y servicios. Pero para muchos otros, fue el acelerado despertar al mundo digital.

Pasamos del “buenos días” en oficinas, a la sesión casi espiritista del “¿ya me escuchas?”, “si estás ahí, escríbeme”. O bien: “déjame verte porque no te escucho aún…”. E incluso pasamos a escuchar las voces y sonidos de la vida cotidiana de los otros. Sí, los hijos en clase virtual, las mascotas y hasta los anunciantes callejeros que coinciden con alguna reunión en línea.

Pros y contras del trabajo remoto

Las organizaciones han encontrado pros y contras en este ejercicio de trabajo remoto en busca de mantener su productividad. Veamos algunos ejemplos de todo ello. Entre los contras podemos mencionar:

  • La posible lejanía entre colaboradores y la falta de fluidez en algunos procesos al no contar con la interacción humana.
  • El reto que viven los líderes y las organizaciones que aún no dan su voto de confianza al trabajo remoto. (Sumidos en un diario debate entre apostar por la seguridad y temer perder el control del equipo y sus resultados.)
  • La resistencia al cambio tan natural en muchas culturas e incluso la falta de ejercicio resiliente. (Que a muchas organizaciones les permite mantener la motivación de su gente.)

Pero hay un binomio que hemos visto como común denominador en este acontecer corporativo de pros y contras. Se trata de la comunicación y, sobre todo, de la confianza entre sus líderes y colaboradores.

Quiénes llevan la ventaja en el trabajo remoto

Los Mejores Lugares para Trabajar® han encontrado en este binomio los componentes perfectos para hacer de la “nueva normalidad” una ventaja competitiva. Y ello comienza con un claro mensaje: Sé auténtico y honesto en tiempos de reto.

Hablar de manera transparente, responsable y frontal les ha permitido combatir esos contras e incluso convertirlos en pros. Y el primero de ellos es, sin duda, hacer posible y visible que cuando se quiere, se puede.

Entre esos pros nos han compartido los siguientes:

  • La productividad de quienes han logrado adaptarse no ha disminuido y han logrado marcar un ritmo en un escenario incierto.
  • Diversas organizaciones han decidido renunciar a sus oficinas o han disminuido el tamaño de las mismas. A cambio, han invertido en mobiliario ergonómico que han hecho llegar a los colaboradores en sus hogares.
  • Mantener pequeños centros de trabajo de apenas dos decenas de lugares para cumplir con la sana distancia. De este modo, pueden recibir a quienes lo requieren por el tipo de actividad que realizan. (O simplemente porque hay ciertos perfiles de profesional que alcanzan mayor productividad o concentración en una oficina que en casa.)
  • Mudar definitivamente a un esquema de trabajo remoto les ha permitido eliminar costos fijos y mantener intacta su plantilla. Y también les ha permitido ofrecer en venta su mobiliario —incluso a los propios colaboradores—. Asimismo, ha hecho posible apoyarles con servicios de telefonía e internet suficientes en sus hogares. Y todo ello ha significado para muchas organizaciones la diferencia entre sobrevivir o ver sus puertas cerrar.
  • Adoptar herramientas para trabajar a distancia ha puesto a prueba las habilidades de los colaboradores. Han sido retados para adaptarse a gran velocidad, probando así la resistencia al cambio en su cultura y su resiliencia.
  • Fortalecer el “músculo” de la organización para generar acciones estratégicas. No sólo han tenido que adoptar como diario recurso las videollamadas y el seguimiento de avances mediante plataformas. Las organizaciones también han tenido que realizar acciones de planeación trascendente como la generación de comités. Algunos de éstos son: “Prevención de violencia doméstica”, “Comunicación en la emergencia”, actividades virtuales e higiene y protocolos de sanidad.

El conocimiento de Great Place to Work® a tu alcance

Great Place to Work® audita y compila las mejores prácticas de los grandes lugares para trabajar. Entre las mejores prácticas de trabajo remoto que hemos encontrado podemos mencionar:

  • Realizar reuniones virtuales de no más de media hora con lineamientos específicos para hacerlas productivas.
  • Marcar horarios libres de juntas para fomentar momentos de concentración en los colaboradores.
  • Arrancar la jornada con los buenos días virtuales y realizar reuniones informales para conocer cómo viven otros la “nueva normalidad”.
  • Enviar menús y recetas saludables a los colaboradores para fomentar los buenos hábitos ahora que todos se encuentran en casa.
  • Talleres de finanzas personales y sesiones con recomendaciones financieras para hacer frente a momentos de emergencia o crisis.
  • Sesiones con información de diversos temas, como sugerencias para prevenir accidentes en casa o recomendaciones para relacionarse sanamente en familia.
  • Cursos o conversaciones que fomentan el perfil de liderazgo deseado en la organización. Se organizan temas como: Liderar en momentos de oportunidad y Cómo cuidar a los colaboradores a pesar de la distancia.
  • Abrir espacios para que los colaboradores, de forma confidencial, compartan inquietudes y recomendaciones en portales internos. Esto permite identificar necesidades a atender, como temas de salud, problemas financieros, incertidumbre por la situación o desinformación.

Es así como Los Mejores Lugares para Trabajar® en México transforman un mundo de cambios en un momento de oportunidad. Y así se logra aprender, adaptarse y crecer aun en Tiempos de Reto.

Si quieres certificar a tu organización, o deseas asesoría sobre este y otros temas, no dudes en ponerte en contacto.

¿Te gustó? ¡Califícalo!

X