Transformando el trabajo remoto en una oportunidad. (O cómo convertir el tiempo de reto en una ventaja competitiva.)

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Mariana Gómez Tagle Silva / Gerente de Auditoría Cultural / Great Place to Work® México

El éxito siempre será para quienes logren adaptarse mejor y con mayor rapidez.

Para quienes suelen citar de manera frecuente la frase “lo único constante es el cambio” y lo llevan como bandera, sin duda el 2020 es un año que les da la razón de varias formas.

Hasta 2019, eran muchas las organizaciones que solían preguntarnos por indicadores y datos duros acera del home office. Solicitaban casos de éxito e incluso alguna vinculación con organizaciones que hubiesen implementado exitosamente el trabajo remoto. Nadie sospechaba que, meses después, se convertiría en una necesidad para aquellos cuyos roles y giros lo permiten.

Con la pandemia llegó el lavado de manos, la sana distancia y el “Quédate en casa” (para quienes fue posible). Y también el inminente —y en algunos casos apresurado— ejercicio de trabajo remoto o home office.

Así, las organizaciones se vieron obligadas a repensar y reorganizar recursos humanos y materiales.

Para algunos sectores, ya desde antes era una realidad e incluso constituyó una catapulta importante para sus productos y servicios. Pero para muchos otros, fue el acelerado despertar al mundo digital.

Pasamos del “buenos días” en oficinas, a la sesión casi espiritista del “¿ya me escuchas?”, “si estás ahí, escríbeme”. O bien: “déjame verte porque no te escucho aún…”. E incluso pasamos a escuchar las voces y sonidos de la vida cotidiana de los otros. Sí, los hijos en clase virtual, las mascotas y hasta los anunciantes callejeros que coinciden con alguna reunión en línea.

Pros y contras del trabajo remoto

Las organizaciones han encontrado pros y contras en este ejercicio de trabajo remoto en busca de mantener su productividad. Veamos algunos ejemplos de todo ello. Entre los contras podemos mencionar:

  • La posible lejanía entre colaboradores y la falta de fluidez en algunos procesos al no contar con la interacción humana.
  • El reto que viven los líderes y las organizaciones que aún no dan su voto de confianza al trabajo remoto. (Sumidos en un diario debate entre apostar por la seguridad y temer perder el control del equipo y sus resultados.)
  • La resistencia al cambio tan natural en muchas culturas e incluso la falta de ejercicio resiliente. (Que a muchas organizaciones les permite mantener la motivación de su gente.)

Pero hay un binomio que hemos visto como común denominador en este acontecer corporativo de pros y contras. Se trata de la comunicación y, sobre todo, de la confianza entre sus líderes y colaboradores.

Quiénes llevan la ventaja en el trabajo remoto

Los Mejores Lugares para Trabajar® han encontrado en este binomio los componentes perfectos para hacer de la “nueva normalidad” una ventaja competitiva. Y ello comienza con un claro mensaje: Sé auténtico y honesto en tiempos de reto.

Hablar de manera transparente, responsable y frontal les ha permitido combatir esos contras e incluso convertirlos en pros. Y el primero de ellos es, sin duda, hacer posible y visible que cuando se quiere, se puede.

Entre esos pros nos han compartido los siguientes:

  • La productividad de quienes han logrado adaptarse no ha disminuido y han logrado marcar un ritmo en un escenario incierto.
  • Diversas organizaciones han decidido renunciar a sus oficinas o han disminuido el tamaño de las mismas. A cambio, han invertido en mobiliario ergonómico que han hecho llegar a los colaboradores en sus hogares.
  • Mantener pequeños centros de trabajo de apenas dos decenas de lugares para cumplir con la sana distancia. De este modo, pueden recibir a quienes lo requieren por el tipo de actividad que realizan. (O simplemente porque hay ciertos perfiles de profesional que alcanzan mayor productividad o concentración en una oficina que en casa.)
  • Mudar definitivamente a un esquema de trabajo remoto les ha permitido eliminar costos fijos y mantener intacta su plantilla. Y también les ha permitido ofrecer en venta su mobiliario —incluso a los propios colaboradores—. Asimismo, ha hecho posible apoyarles con servicios de telefonía e internet suficientes en sus hogares. Y todo ello ha significado para muchas organizaciones la diferencia entre sobrevivir o ver sus puertas cerrar.
  • Adoptar herramientas para trabajar a distancia ha puesto a prueba las habilidades de los colaboradores. Han sido retados para adaptarse a gran velocidad, probando así la resistencia al cambio en su cultura y su resiliencia.
  • Fortalecer el “músculo” de la organización para generar acciones estratégicas. No sólo han tenido que adoptar como diario recurso las videollamadas y el seguimiento de avances mediante plataformas. Las organizaciones también han tenido que realizar acciones de planeación trascendente como la generación de comités. Algunos de éstos son: “Prevención de violencia doméstica”, “Comunicación en la emergencia”, actividades virtuales e higiene y protocolos de sanidad.

El conocimiento de Great Place to Work® a tu alcance

Great Place to Work® audita y compila las mejores prácticas de los grandes lugares para trabajar. Entre las mejores prácticas de trabajo remoto que hemos encontrado podemos mencionar:

  • Realizar reuniones virtuales de no más de media hora con lineamientos específicos para hacerlas productivas.
  • Marcar horarios libres de juntas para fomentar momentos de concentración en los colaboradores.
  • Arrancar la jornada con los buenos días virtuales y realizar reuniones informales para conocer cómo viven otros la “nueva normalidad”.
  • Enviar menús y recetas saludables a los colaboradores para fomentar los buenos hábitos ahora que todos se encuentran en casa.
  • Talleres de finanzas personales y sesiones con recomendaciones financieras para hacer frente a momentos de emergencia o crisis.
  • Sesiones con información de diversos temas, como sugerencias para prevenir accidentes en casa o recomendaciones para relacionarse sanamente en familia.
  • Cursos o conversaciones que fomentan el perfil de liderazgo deseado en la organización. Se organizan temas como: Liderar en momentos de oportunidad y Cómo cuidar a los colaboradores a pesar de la distancia.
  • Abrir espacios para que los colaboradores, de forma confidencial, compartan inquietudes y recomendaciones en portales internos. Esto permite identificar necesidades a atender, como temas de salud, problemas financieros, incertidumbre por la situación o desinformación.

Es así como Los Mejores Lugares para Trabajar® en México transforman un mundo de cambios en un momento de oportunidad. Y así se logra aprender, adaptarse y crecer aun en Tiempos de Reto.

Si quieres certificar a tu organización, o deseas asesoría sobre este y otros temas, no dudes en ponerte en contacto.

¿Te gustó? ¡Califícalo!

Contáctanos

Contenidos Relacionados

Artículos

En las organizaciones de alta confianza se desarrollan diferentes prácticas culturales para apoyar a las mujeres en su lucha contra el cáncer de mama.

Leer más »
Artículos

Descubre cómo han logrado adaptarse al home office permanente Los Mejores Lugares para Trabajar®.

Leer más »

Entérate de todas nuestras novedades

Síguenos en nuestro LinkedIn