Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Antonio Ono / Vicepresidente de Innovación y Análisis / Great Place to Work® México

Vivimos en tiempos sin precedentes, tiempos de reto de los que las organizaciones saldrán adelante si se mantienen juntas y comprenden la necesidad de fortalecer la confianza con su cadena de valor.

Los eventos que se suscitaron en los primeros meses del 2020 ponen a prueba la resiliencia y la capacidad de adaptación de las organizaciones y de las personas ante una nueva “normalidad”. En estos tiempos desafiantes, la confianza, la seguridad y la sostenibilidad deben ser fortalecidas de inmediato.

 

Afianzar la cadena de valor

Para las cadenas de valor en México, el reto está puesto en que la inactividad económica no sólo afectará a la organización ancla que produce el producto o servicio al consumidor o cliente final, sino a todo el ecosistema de organizaciones proveedoras, distribuidoras y aliadas alrededor de ella.

El mayor riesgo por falta de solvencia económica están depositado en las MiPymes dentro del ecosistema, para quienes el acceso al crédito ha sido uno de los principales retos y sin él las probabilidades de sostenibilidad son menores.

Una interrupción en esta cadena de valor afecta tarde o temprano a la organización ancla.

Las organizaciones ancla dentro de las cadenas de valor tienen la opción de colaborar en equipo con todo su ecosistema para afrontar juntos este reto y generar más y mejores ideas de solución que les permitan asegurar la continuidad de sus operaciones.

Entonces, ¿en qué conviene invertir en estos momentos de reto?

En Great Place to Work® pensamos que se debe invertir en mantener en las organizaciones la cultura basada en la confianza que permite resistir mejor las crisis.

Es decir, aplicar elementos clave del Modelo® de Alta Confianza a lo largo de la cadena de valor.

  • Comunicarse con las organizaciones del ecosistema para tener un entendimiento común de la situación y la problemática económica actual, de mediano y de largo plazos en toda la cadena de valor, incluyendo también a los clientes finales e instituciones financieras. Este entendimiento brindará claridad y mayor confianza de estar todos en el “mismo barco”.
  • Identificar las necesidades actuales, y predecir los requerimientos de mediano y largo plazos en términos de colaboradores, insumos y financieros, sujetos a las restricciones de la sana distancia para continuar con las operaciones.
  • Realizar mesas de trabajo remotas y colaborativas con todos los tomadores de decisión de la cadena de valor, incluyendo a aquellos colaboradores que puedan proponer soluciones innovadoras e integrales a los diferentes retos planteados.
  • En la experiencia de Great Place to Work® For ALL®, las ideas surgen con mayor frecuencia y con mayor calidad cuando se brindan las oportunidades para que todos puedan participar.
  • Una vez analizadas todas las propuestas, en conjunto deberán tomar la decisión de cuál implementar.
  • Durante la implementación, es importante prepararse y anticiparse para mitigar cualquier obstáculo o resistencia al cambio que pueda surgir al interior de las organizaciones de la caden de valor.
  • La comunicación bidireccional constante y los mecanismos de incentivos deben establecerse desde antes de la implementación para mitigar los riesgos.
  • Finalmente, es necesario repetir este proceso a medida que se presenten cambios en la situación o entorno que impacten en los planes. Mantener constante la confianza, la comunicación y la colaboración como una disciplina del ecosistema bajo esta nueva “normalidad”.

De forma complementaria al trabajo que dedican las cadenas de valor, como nación  debemos equilibrar bien tres objetivos o prioridades para salir lo más rápidamente posible de esta situación sanitaria.

  1. Reducir el nivel de contagios, es decir, lograr “aplanar la curva” de contagios para no tener un crecimiento exponencial de casos. Para ello es necesario seguir estrictamente las medidas y recomendaciones públicas de cuidado a la salud.
  2. Mantener la actividad económica lo suficiente para que el impacto de la crisis económica no sea mayor que el de la crisis sanitaria. Aquí es donde las cadenas de valor y sus ecosistemas pueden buscar soluciones colaborativas.
  3. Evitar la sobresaturación del sistema de salud para que todas las personas contagiadas de gravedad reciban la atención médica hospitalaria necesaria para su recuperación.

La situación mundial que estamos enfrentando actualmente está llevando a las organizaciones a visualizar y vivir retos que muchas de ellas nunca antes habían enfrentado.

Como parte del movimiento Be Great/Sé Grande de Great Place to Work es esencial tener en la mente que no importa el tamaño de tu organización, el giro de tu negocio o la industria a la que pertenezca, siempre hay que aprovechar todas las oportunidades para construir una cultura de confianza y saber qué están haciendo las organizaciones de la cadena de valor para enfrentar estos tiempos.

Así tu equipo y colaboradores estarán listos para afrontar aquellos desafíos que se presentarán día con día.

Las culturas que edifican y honran la confianza podrán salir exitosas de muchos de los retos que se les presenten. Hoy la alta confianza cobra un mayor valor.

 

 

¿Te gustó? ¡Califícalo!

Contáctanos

Entérate de todas nuestras novedades

Síguenos en nuestro LinkedIn